Miguel es un pescador joven y querido de Cabo Blanco, un pequeño pueblo de pescadores en la costa norte del Perú, donde existen tradiciones muy arraigadas con respecto a la muerte. Miguel está casado con Mariela, quien lleva 7 meses de embarazo con el primer hijo de ambos, pero tiene un romance extremadamente secreto con otro hombre, Santiago, un pintor que se mudó al pueblo hace un año y que es rechazado por los pueblerinos por ser agnóstico y abierto acerca de su sexualidad.

Santiago se ahoga accidentalmente en el mar y regresa después de muerto a pedirle a Miguel que busque su cuerpo en el mar y lo entierre de acuerdo con los rituales del pueblo. Esta es la única manera como su alma podrá descansar en paz y no vagar para siempre en este mundo. Miguel se encuentra en una encrucijada, ya que de acuerdo a la tradición, sólo el hombre más cercano al difunto debería hacerse cargo de ese entierro. Si lo hace, estaría reconociendo ante los demás su relación con Santiago y arruinando su matrimonio y reputación en el pueblo. Si no lo hace, estaría sentenciando a su amante a vagar para siempre sin descanso.

Miguel se ve forzado a lidiar con las consecuencias de sus actos y a aceptar quién es él verdaderamente, aunque al hacerlo exista la posibilidad de perder a las personas a las que más quiere.

Codigo para insertar en tu web