Julio y Julia no se conocen el uno al otro, pero despiertan en la misma cama, después de una borrachera de la que no recuerdan nada. Él se enamora al instante. Ella no. Y por si la situación no fuese lo suficientemente incómoda, Julio y Julia se dan cuenta de que un gigantesco OVNI flota sobre la ciudad. Vigalondo repite con la ciencia-ficción en esta película de bajo presupuesto -menos de 1 millón de euros-, rodada en el verano de 2010 y estrenada en septiembre de 2011 en el Festival de Toronto.

Codigo para insertar en tu web