Miles Axlerod es un ex magnate del petróleo que decidió liquidar su fortuna, convertirse en un vehículo eléctrico y dedicar su vida a encontrar una fuente de energía limpia y renovable, la energía del futuro. Así, finalmente descubrió el combustible que –según él- todos deberían utilizar. Axlerod es también el coche responsable del Grand Prix mundial, una carrera por tres países que él creó y que atrae a los mejores corredores del mundo, pero que es en realidad una excusa para presumir de su nuevo y maravilloso combustible: Allinol.

Codigo para insertar en tu web