Rod “Torque” Redline es considerado por muchos como el mejor espía norteamericano. Reclutado después de la la Guerra Fría, tanto por su cerebro como por su fuerza. Torque tiene la fortaleza de dos coches y es un auténtico maestro del disfraz. En su última operación encubierta obtuvo información vital sobre el complot para sabotear el Campeonato Mundial. Por lo que Rod planea un encuentro con sus homólogos británicos para compartir sus descubrimientos en el acto de inauguración del Campeonato Mundial en Tokio, Japón. Pero con los malos siguiéndole los talones, Rod se ve obligado a dejar el chip con la información pegado al primer asistente a la fiesta que ve – un oxidado camión de remolque estadounidense llamado Mater.

Codigo para insertar en tu web